CENTRO DE TALENTO MUSICAL SNÉTBERGER

«No podría decir que estoy más orgulloso de una o de otro, porque aquí, la totalidad de los destinos individuales crea un sentimiento más pro­fundo de comunidad y de experiencia. Éste es un lugar donde interactua­mos como familias musicales, aprendemos los unos de los otros, la música es lo que más nos importa, es aquella que nos conecta, la fuente de la alegría y del amor y es lo que nos une. Y es lo única que cuenta: la Música, ante todo.»

DIRECTOR ARTÍSTICO-FUNDADOR: FERENC SNÉTBERGER

La Fundación creada en 2011 por el guitarrista húngaro de fama mundial, Ferenc Snétberger y el Centro Snétberger ofrecen la oportunidad a 60-65 jóvenes al año, de destacado talento musical y en su mayoría de origen romaní, procedentes de grupos desfavorecidos y residentes en zonas rurales, para que dentro del progra­ma anual y en el marco de un curso intensivo interno de 12 semanas, reciban una formación individual y orquestal personalizada en los estilos de jazz y clásico.

Durante el curso de 12 semanas nuestros profesores de música imparten 3000 clases.
Los talentos se apoyan por una red de mentores, ayudantes de música y mentores de música para qué puedan lograr un éxito a largo plazo.
“Nuestro objetivo es dar entrada a nuestros estudiantes al más alto nivel de estudios musicales y orientarles por el mundo.”

RESULTADOS

Han escuchado a 800 aspirantes.
Han conseguido que 300 estudiantes hayan completado sus cursos hasta el momento y que uno de cada 4 estudiantes fuera admitido por centros de enseñanza secundaria y superior
En 2016 ganaron el primer premio en el Festival de Jazz de VYSLEDKY la Orquesta de Zsolt Farkas y Attila Farkas como «el talento revelador del año»
En 2017, 4 de sus alumnos ganaron acceso a la Universidad de Música Liszt Ferenc, mientras que uno de sus estudiantes logró ser admitido en la Universidad de los Artes de Berna
En 2017 Csanád Barbaries obtuvo el Premio especial del concurso Cziffra Gyorgy
En 2017 Balázs Horváth ganó el Premio especial del jurada del Concurso de Jazz del Centro de Budapest y otros 8 estudiantes de Snétberger fueron galardonados.
En 2017 Norbert Sandor recibió el primer premio en el concurso nacional de clarinete de Janos Richter
En 2018 Balázs Német (violonchelo) obtuvo el primer premio del Concurso Internacional de instrumentos Musicales Jean Sibelius, Finlandia.
Además de 100 horas de conciertos al año, en varios lugares húngaros e internacionales:
Müvészetek Volgye
Festival Sziget
Radio Nacional de Hungría
Basílica de Budapest
Varkert Bazar
MÜPA
MOMkult
Victoria Jazz Club de Oslo
Copenhague
Lond­res
París
Aix-en-Provence
Viena
Bruselas
Tel Aviv
Hanoi
Invitaciones por parte de la Fundación Yehudi Me­nuhin de Madrid y para el Festival Terras sem Sambra de Portugal.
El Collegium Hungaricum de Berlín ha becada a varios de sus alumnos.
El cineasta Tamas Almasi galardonado con el premio Kossuth (El reconocimiento estatal de mayor prestigio de Hungría), hizo un documental titulada Titita (2015) y Krisztina Kopp el documental titulada Estudiantes Snét­ berger (2016)
En 2019 en el Festival Jazz START Up de Eslovaquia el Trio de Zsolt Farkas obtuvo el primer premio y el Trió Farkas recibió un premio especial.

RECONOCIMIENTOS

2012 -Premio pequeño social y de innovación Sozial Marie.
2013 – Diploma de reconocimiento ministerial por parte del Ministerio de Recursos Humanos de Hungría a los colaborado­res del centro.
2014 – Premio del Pública UniCredit y Premio de lnnovación Digital SAP.
2015 – Premio Millenium (Oficina Nacional de la Propiedad intelectual de Hungría).
2016 – Acreditación para el Centro de Talento (Ministerio de Recursos Humanos).
2018 – Bonis Bona- Premio para los talentos de la nación, Categoría excelente para la organización de gestión de talentos.

«El sonido de la Escuela Snétberger» es el sonido de estu­diantes que trabajan arduamente en todas partes, orquestas y bandas, aprendiendo-tocando-practican­do-estudiando-tocando-experimentando-riendo desde bien temprano por la mañana hasta altas horas de la noche y que hacen lo que hacen, porque su talento y pasión por la música no les permite actuar de otro modo. El sonido y el espíritu del Centro de Talento Musical Snét­berger son el aliento e inspiración para todos los que co­nocen a los niños y jóvenes de este Centro.»